afeitarse con navaja

Cómo afeitarse con navaja

Compártelo en tus redes.
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Afeitarse con una maquinilla es relativamente “fácil” pero afeitarse con navaja es “otro cantar”, o más bien una aventura si no tienes mucha maña.

El uso de la navaja de afeitar ha aumentado mucho en los últimos años debido a la consciencia sobre el medio ambiente y, además, por el ahorro que supone no tener que comprar y tirar cuquillas de repuesto.

Está claro que el filo de una navaja da algo más de control sobre el ángulo de la hoja y el estilo tradicional de la “vieja escuela” es algo que se está recuperando en muchas barberías.

Una de las primeras preguntas que surgen a la hora de afeitarse con navaja es: ¿será mejor que la maquinilla? Pues ya te lo adelantamos: no. Pero es que tampoco afeitan mejor las maquinillas. Con las maquinillas el manejo es más sencillo, pero con navaja puedes conseguir los mismos resultados. Lo que las diferencia a ambas herramientas es que las sensaciones y la forma del afeitado es totalmente diferente.

¿Te has quedado con ganas de más?

Únete al resto de la familia y déjate seducir por el nuevo mundo de las barbas, bigotes y cosmética masculina en general.

¿Cómo iniciarse en el afeitado con navaja?

Debes tener claro que, de primeras, puede que te resulte más caro la navaja. Pero en el momento en el que con la maquinilla tengas que andar comprando cuchillas de por vida, igual ya no te sale tan rentable. Si nos ponemos quisquillosos, una navaja con un buen mantenimiento, te puede durar toda la vida.

Para empezar a afeitarse con navaja solo necesitas dos cosas: navaja y asentador.

El asentador es un pedazo de cuero de animal que sirve para suavizar el filo de las navajas de afeitar. Te sonará porque también se usa para suavizar el filo de los cuchillos.

No te confundas con el afilado dónde una piedra elimina metal doblado para recuperar el filo. El suavizado simplemente realinea las mellas del filo sin retirar ese metal.

Volviendo a la navaja: ¿cuál tengo que comprar?

Lo primero que debes tener claro es que no te puedes fiar del precio. Una navaja muy cara no es sinónimo de que sea buena.
afeitarse con navaja

Las navajas tienen 3 características básicas que debes tener en cuenta: tamaños, puntas y el acero.

  • Hay diferentes tipos de puntas. Si estás empezando, lo más recomendable es la redonda porque si no eres experto, te dará algo de margen de error.
  • En cuanto al tipo de hoja, aquí ya va a gustos. Solo podemos decirte que cuanto más vaciada sea, más fácil será de mantener. Lo malo es que también es más fácil que se rompa por un mal golpe.
  • Por último, deberías tener en cuenta el tamaño. Desde un 4/8 que equivale a 1,27 centímetros hasta 8/8 que equivaldría a 2,54 centímetros.

Y una vez tienes claro las herramientas que vas a utilizar para afeitarse con navaja, te queda la parte más difícil: ¡practicar!

Te recomendamos que primero cuentes con un profesional de la barbería que te explique y te ayude con las primeras pasadas para que una vez tengas claros todos los conceptos, ¡te lances!

No olvides hacerte con una buena brocha de afeitado para aplicar la espuma antes de comenzar todo el proceso. Aquí tienes tres opciones de brochas en diferentes colores. ¿Con cuál te quedas tú?

Compártelo en tus redes.
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario: